Man is in love and loves what vanishes.

–W. B. Yeats

“El haikú no sólo es poesía escrita –o, más exactamente, dibujada– sino poesía vivida, experiencia poética recreada”, señaló Octavio Paz, quien fuera un gran admirador de este género y quien también, alguna vez, incursionó en él. En los haikús existe, como quizás en ningún otro tipo de poema, el clima. Cada haikú es un pequeño mundo como una bola de cristal, un mundo breve, claro, que condensa un momento en que el hombre observó el mundo, y siempre regresa gentilmente al silencio del que partió.

Un haikú es un poema de la tradición japonesa que consta de 17 sílabas y tres versos: cinco, siete, cinco. Posiblemente, porque es un medio de expresión de la sensibilidad del zen, es un verdadero calmante, aunque la suya sea una calma que no se parece al letargo ni a la droga.

Matsuo Bashō, Kobayashi Issa, Masaoka Shiki y Yosa Buson son algunos de los grandes maestros del haikú, y todos ellos escribieron, en algún momento, sobre la niebla. La niebla que tiene esa cualidad de permanecer aun después de que el poema termine, y que es también como un pensamiento intentando formarse a sí mismo a la orilla de la conciencia. Cuando envuelve las líneas de un haikú, como cuando cubre un páramo, lo cambia todo.

Niebla2michael kenna

 .

Masaoka Shiki

Ah, si me vuelvo,

ese que se pasa ya

no es sino bruma.

(trad: Octavio Paz)

.

Matsuo Bashō

Es primavera:

la colina sin nombre

entre la niebla.

(trad: Eikichi Hayashiya y Octavio Paz)

 .

Yosa Buson

Niebla matutina:

Como la pintura de un sueño,

Los hombres siguen su camino.

(Trad: Alan Jofre Khoury)

.

Man is in love and loves what vanishes.

–W. B. Yeats

“El haikú no sólo es poesía escrita –o, más exactamente, dibujada– sino poesía vivida, experiencia poética recreada”, señaló Octavio Paz, quien fuera un gran admirador de este género y quien también, alguna vez, incursionó en él. En los haikús existe, como quizás en ningún otro tipo de poema, el clima. Cada haikú es un pequeño mundo como una bola de cristal, un mundo breve, claro, que condensa un momento en que el hombre observó el mundo, y siempre regresa gentilmente al silencio del que partió.

Un haikú es un poema de la tradición japonesa que consta de 17 sílabas y tres versos: cinco, siete, cinco. Posiblemente, porque es un medio de expresión de la sensibilidad del zen, es un verdadero calmante, aunque la suya sea una calma que no se parece al letargo ni a la droga.

Matsuo Bashō, Kobayashi Issa, Masaoka Shiki y Yosa Buson son algunos de los grandes maestros del haikú, y todos ellos escribieron, en algún momento, sobre la niebla. La niebla que tiene esa cualidad de permanecer aun después de que el poema termine, y que es también como un pensamiento intentando formarse a sí mismo a la orilla de la conciencia. Cuando envuelve las líneas de un haikú, como cuando cubre un páramo, lo cambia todo.

Niebla2michael kenna

 .

Masaoka Shiki

Ah, si me vuelvo,

ese que se pasa ya

no es sino bruma.

(trad: Octavio Paz)

.

Matsuo Bashō

Es primavera:

la colina sin nombre

entre la niebla.

(trad: Eikichi Hayashiya y Octavio Paz)

 .

Yosa Buson

Niebla matutina:

Como la pintura de un sueño,

Los hombres siguen su camino.

(Trad: Alan Jofre Khoury)

.

Etiquetado: , , , , , , , ,