All alone and free in the soft sands of the beach by the sigh of the sea out there…

Jack Kerouac

 

Todo en este universo tiene su contraparte, y el mar es la de la tierra. Ambas partes (que son en realidad una) llegan a unirse en un lugar espectacularmente especial y cargado de simbolismo, la playa.

Desde los helados paisajes de la Antártida hasta las exóticas playas caribeñas, o los melancólicos mares azules del Mediterráneo, las playas funcionan como márgenes simbólicos entre dos mundos: uno conquistado por las civilizaciones humanas y otro que permanece oscuro y desbordante de misterios. Esta última es la razón por las cual las playas han sido personaje y escenario, dios y enemigo, de un sinfín de mitologías y épicas humanas.

Pero, ¿por qué estar en la playa, cualquiera que esta sea, resulta tan epifánico para la mayoría de nosotros? Tal vez es su inconmensurable pulcritud y el olor a sal que lleva el viento de sus cercanías, o la arena que habla del tiempo y lo infinito, o la paciente labranza que su incesante movimiento da a los objetos que la habitan (y, quizás –¿por qué no?– a nosotros). Tal vez sea esa humedad que trae la brisa y que nos toca hasta lo más esencial; o tal vez, también, es su mítica e hipnotizante canción.

A continuación, y sólo para los apasionados de estos portentosos lugares, siete de las más hermosas y extrañas playas de nuestro planeta:

.

Algar de Benagil, en el Algarve portugués, una playa que existe entre cavernas que empiezan en la tierra y terminan en el mar.

PLayas Algar-de-Beangil

.

Las playas rosas de la isla Komodo en Indonesia, escenarios de un sueño color malva o de un planeta lejano.

5c5c276cdb187aa60a89fc6c8db8cd73

.

Koekohe en Nueva Zelanda, llena de rocas erosionadas y conocida como “la playa de los huevos de dragón”.

Playas Koekohe

.

Jökulsárlónen Islandia, una playa de arena negra, adornada por brillantes trozos de hielo.

PLayas Jökulsárlónjpg

.

Giant’s Causeway en Irlanda, cuya playa es en realidad un conjunto de alredor de 40,000 columnas de basalto.

PLayas GIANTS-CAUSEWAY-Image-4-Causeway-3

.

Escondida tras un muro de roca, a la Playa Escondida —en las islas Marietas de México— sólo se puede acceder nadando por un túnel subterráneo.

PLayas escondida

.

La playa de las Catedrales, en el mar Cantábrico gallego, cuyos avasalladores acantilados parecieran construcciones de una civilización perdida en el tiempo.

PLayas Catedral.

All alone and free in the soft sands of the beach by the sigh of the sea out there…

Jack Kerouac

 

Todo en este universo tiene su contraparte, y el mar es la de la tierra. Ambas partes (que son en realidad una) llegan a unirse en un lugar espectacularmente especial y cargado de simbolismo, la playa.

Desde los helados paisajes de la Antártida hasta las exóticas playas caribeñas, o los melancólicos mares azules del Mediterráneo, las playas funcionan como márgenes simbólicos entre dos mundos: uno conquistado por las civilizaciones humanas y otro que permanece oscuro y desbordante de misterios. Esta última es la razón por las cual las playas han sido personaje y escenario, dios y enemigo, de un sinfín de mitologías y épicas humanas.

Pero, ¿por qué estar en la playa, cualquiera que esta sea, resulta tan epifánico para la mayoría de nosotros? Tal vez es su inconmensurable pulcritud y el olor a sal que lleva el viento de sus cercanías, o la arena que habla del tiempo y lo infinito, o la paciente labranza que su incesante movimiento da a los objetos que la habitan (y, quizás –¿por qué no?– a nosotros). Tal vez sea esa humedad que trae la brisa y que nos toca hasta lo más esencial; o tal vez, también, es su mítica e hipnotizante canción.

A continuación, y sólo para los apasionados de estos portentosos lugares, siete de las más hermosas y extrañas playas de nuestro planeta:

.

Algar de Benagil, en el Algarve portugués, una playa que existe entre cavernas que empiezan en la tierra y terminan en el mar.

PLayas Algar-de-Beangil

.

Las playas rosas de la isla Komodo en Indonesia, escenarios de un sueño color malva o de un planeta lejano.

5c5c276cdb187aa60a89fc6c8db8cd73

.

Koekohe en Nueva Zelanda, llena de rocas erosionadas y conocida como “la playa de los huevos de dragón”.

Playas Koekohe

.

Jökulsárlónen Islandia, una playa de arena negra, adornada por brillantes trozos de hielo.

PLayas Jökulsárlónjpg

.

Giant’s Causeway en Irlanda, cuya playa es en realidad un conjunto de alredor de 40,000 columnas de basalto.

PLayas GIANTS-CAUSEWAY-Image-4-Causeway-3

.

Escondida tras un muro de roca, a la Playa Escondida —en las islas Marietas de México— sólo se puede acceder nadando por un túnel subterráneo.

PLayas escondida

.

La playa de las Catedrales, en el mar Cantábrico gallego, cuyos avasalladores acantilados parecieran construcciones de una civilización perdida en el tiempo.

PLayas Catedral.

Etiquetado: , , , ,