Nuestra época está obsesionada con la salud y la longevidad: estamos inundados de publicidad sobre dietas y programas para tener cada vez más logros, se más sanos, aprovechar más la vida y ser más felices. Pero con 112 años de edad, el veterano de guerra Richard Arvin Overton parece reírse de todo esto, detrás de una sonrisa más vital que la de muchos multimillonarios y estrellas de cine.

Richard Arvin Overton nació en 1906, y a la fecha es reconocido como el veterano de guerra más longevo de Estados Unidos. Vive en la misma casa en Austin, Texas, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando regresó para establecerse ahí definitivamente.

richardarvin1

En las entrevistas y películas que se han hecho sobre él, el señor Overton se muestra sencillo y jovial. Este carácter contrasta, a su vez, con los recuerdos de su paso por la guerra: “El hombre va a matarte, pero Dios te va a conservar con vida.”

En el fondo, lo que todos quieren saber son los secretos de Richard Overton para vivir más tiempo. ¿Es una dieta especial, una rutina de ejercicios? Puede decirse que la idea de “rutina” es algo importante para pasar de los 100 años: Overton sigue viviendo en la misma casa simplemente porque es feliz; conduce la misma camioneta Ford F100 Custom 1979, y en lugar de comprar otra, la repara y la mantiene con vida. Después de todo, su primer auto fue un Fort Modelo T.

A pesar de mantenerse como un activo miembro de su comunidad, Overton fuma 12 cigarros puros al día, pero advierte que no hay que inhalar, sólo saborear el humo y soplarlo, lo cual afirma es “la forma saludable” (“the healthy way”).

Se levanta de madrugada, a la hora que su cuerpo se lo indica, y se bebe cuatro tazas de café. En cuestión alimentaria, ama la leche, el pescado, el maíz y la sopa enlatada. Tal vez su secreto sea comer helado cada noche, simplemente “porque lo hace feliz”. Su sabor favorito es butter pecan. Otra fuente de felicidad cotidiana son sus gatos, a los que recomienda no alimentar en exceso, pues de lo contrario no tendrán el impulso de cazar a los ratones.

A pesar de que no se considera una persona religiosa, Overton reconoce la importancia de una vida espiritual. “Es bueno tener una vida espiritual, pero debes vivirla. Te hace sentir mejor.” En su caso, esta vida espiritual está conectada a la iglesia de su comunidad, en donde “aprendes cómo vivir mejor, y cómo tratar a la gente”, además de disfrutar los cantos y la música espiritual.

En realidad, las rutinas de Overton no parecen muy distintas de las de miles de personas. Por ello, tal vez su secreto resida en la actitud con la que encara la vida: “¡Si te das por vencido, estás acabado! Sólo dudas de ti mismo.” Y añade que: “Mi tiempo no ha llegado. Y no sé cuándo llegué, y no sé cuándo voy a irme. Pero tú tampoco… Ninguno de nosotros sabe cuándo nos iremos. Podré despedirme, pero nunca me rendiré.” 

richardarvin2
Dado que sus parientes más cercanos han fallecido, existe un GoFundMe para ayudar a la manutención y cuidado de Overton al que todos podemos contribuir

 

 

 

Imágenes: 1) Sharada Prasar – flickr 2) Dominio público 3) LuizCent – Creative Commons

Nuestra época está obsesionada con la salud y la longevidad: estamos inundados de publicidad sobre dietas y programas para tener cada vez más logros, se más sanos, aprovechar más la vida y ser más felices. Pero con 112 años de edad, el veterano de guerra Richard Arvin Overton parece reírse de todo esto, detrás de una sonrisa más vital que la de muchos multimillonarios y estrellas de cine.

Richard Arvin Overton nació en 1906, y a la fecha es reconocido como el veterano de guerra más longevo de Estados Unidos. Vive en la misma casa en Austin, Texas, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando regresó para establecerse ahí definitivamente.

richardarvin1

En las entrevistas y películas que se han hecho sobre él, el señor Overton se muestra sencillo y jovial. Este carácter contrasta, a su vez, con los recuerdos de su paso por la guerra: “El hombre va a matarte, pero Dios te va a conservar con vida.”

En el fondo, lo que todos quieren saber son los secretos de Richard Overton para vivir más tiempo. ¿Es una dieta especial, una rutina de ejercicios? Puede decirse que la idea de “rutina” es algo importante para pasar de los 100 años: Overton sigue viviendo en la misma casa simplemente porque es feliz; conduce la misma camioneta Ford F100 Custom 1979, y en lugar de comprar otra, la repara y la mantiene con vida. Después de todo, su primer auto fue un Fort Modelo T.

A pesar de mantenerse como un activo miembro de su comunidad, Overton fuma 12 cigarros puros al día, pero advierte que no hay que inhalar, sólo saborear el humo y soplarlo, lo cual afirma es “la forma saludable” (“the healthy way”).

Se levanta de madrugada, a la hora que su cuerpo se lo indica, y se bebe cuatro tazas de café. En cuestión alimentaria, ama la leche, el pescado, el maíz y la sopa enlatada. Tal vez su secreto sea comer helado cada noche, simplemente “porque lo hace feliz”. Su sabor favorito es butter pecan. Otra fuente de felicidad cotidiana son sus gatos, a los que recomienda no alimentar en exceso, pues de lo contrario no tendrán el impulso de cazar a los ratones.

A pesar de que no se considera una persona religiosa, Overton reconoce la importancia de una vida espiritual. “Es bueno tener una vida espiritual, pero debes vivirla. Te hace sentir mejor.” En su caso, esta vida espiritual está conectada a la iglesia de su comunidad, en donde “aprendes cómo vivir mejor, y cómo tratar a la gente”, además de disfrutar los cantos y la música espiritual.

En realidad, las rutinas de Overton no parecen muy distintas de las de miles de personas. Por ello, tal vez su secreto resida en la actitud con la que encara la vida: “¡Si te das por vencido, estás acabado! Sólo dudas de ti mismo.” Y añade que: “Mi tiempo no ha llegado. Y no sé cuándo llegué, y no sé cuándo voy a irme. Pero tú tampoco… Ninguno de nosotros sabe cuándo nos iremos. Podré despedirme, pero nunca me rendiré.” 

richardarvin2
Dado que sus parientes más cercanos han fallecido, existe un GoFundMe para ayudar a la manutención y cuidado de Overton al que todos podemos contribuir

 

 

 

Imágenes: 1) Sharada Prasar – flickr 2) Dominio público 3) LuizCent – Creative Commons