¿Qué es el insomnio? La pregunta es retórica, diría Borges. Sabemos demasiado bien la respuesta. Es un estado parecido a la fiebre, es sentirse culpable de velar cuando los otros duermen. “Es querer hundirse en el sueño y no poder hundirse en el sueño, es el horror de ser y de seguir siendo, es el alba dudosa”.

Y a todos nos pasa. Por eso hay decenas de recomendaciones, tés, “prácticas mágicas de respiración regular”, Morfeos de distintas culturas y, por supuesto, pastillas. El siguiente es solo un consejo más de entre la miríada de ellos, pero, por alguna razón, resulta especialmente eficiente. En cualquier caso, nunca está de más intentar nuevos métodos para quedarse dormido, sobre todo si estos no conllevan químicos ni recetas complicadas y son extremadamente sencillas.

La técnica “4-7-8” es un ejercicio del Pranayama que prácticamente no toma tiempo, no requiere equipo y se puede hacer en cualquier lugar. Lo primero es colocar la punta de la lengua contra la pared del paladar que se encuentra justo encima de los dientes de arriba, y mantenerla allí durante todo el ejercicio. Estarás exhalando por la boca alrededor de la lengua.

 1. Exhala completamente por la boca, haciendo un leve silbido.

2. Cierra la boca e inhala silenciosamente por la nariz y cuenta mentalmente hasta cuatro.

3. Contén la respiración por 7 segundos.

4. Expulsa todo el aire de tus pulmones por ocho segundos, haciendo un leve silbido.

5. Repite el ciclo hasta que te quedes dormido.

Intenta inhalar muy silenciosamente por la nariz y exhalar audiblemente por la boca. La punta de la lengua mantiene su posición todo el tiempo. La exhalación toma el doble de tiempo que la inhalación. Los segundos exactos son importantes.

¿Qué es el insomnio? La pregunta es retórica, diría Borges. Sabemos demasiado bien la respuesta. Es un estado parecido a la fiebre, es sentirse culpable de velar cuando los otros duermen. “Es querer hundirse en el sueño y no poder hundirse en el sueño, es el horror de ser y de seguir siendo, es el alba dudosa”.

Y a todos nos pasa. Por eso hay decenas de recomendaciones, tés, “prácticas mágicas de respiración regular”, Morfeos de distintas culturas y, por supuesto, pastillas. El siguiente es solo un consejo más de entre la miríada de ellos, pero, por alguna razón, resulta especialmente eficiente. En cualquier caso, nunca está de más intentar nuevos métodos para quedarse dormido, sobre todo si estos no conllevan químicos ni recetas complicadas y son extremadamente sencillas.

La técnica “4-7-8” es un ejercicio del Pranayama que prácticamente no toma tiempo, no requiere equipo y se puede hacer en cualquier lugar. Lo primero es colocar la punta de la lengua contra la pared del paladar que se encuentra justo encima de los dientes de arriba, y mantenerla allí durante todo el ejercicio. Estarás exhalando por la boca alrededor de la lengua.

 1. Exhala completamente por la boca, haciendo un leve silbido.

2. Cierra la boca e inhala silenciosamente por la nariz y cuenta mentalmente hasta cuatro.

3. Contén la respiración por 7 segundos.

4. Expulsa todo el aire de tus pulmones por ocho segundos, haciendo un leve silbido.

5. Repite el ciclo hasta que te quedes dormido.

Intenta inhalar muy silenciosamente por la nariz y exhalar audiblemente por la boca. La punta de la lengua mantiene su posición todo el tiempo. La exhalación toma el doble de tiempo que la inhalación. Los segundos exactos son importantes.

Etiquetado: , , ,