Somos muchos los que crecimos aprendiendo astronomía con la serie documental Cosmos: un viaje personal, de Carl Sagan. Él nos enseñó que la ciencia es más una forma de pensar que un cuerpo de conocimiento, y que para criaturas tan pequeñas como nosotros la vastedad es soportable solo a través de la imaginación. Este arrebatador cortometraje nos trae a Sagan de regreso y, sobre todo, nos hace anhelar aún más un viaje por las estrellas.

Wanderers, del artista digital y animador Erik Wernquist, combina impresionantes visualizaciones del espacio, que además son 100 por ciento reales, con la narración de Un punto azul pálido: una visión del futuro humano en el espacio, de Carl Sagan.

“Quizá es un poco temprano”, dice Sagan mientras el filme transporta al espectador a los fantásticos paisajes de lunas distantes y planetas. “Quizá todavía no es el momento justo. Pero esos otros mundos, con sus prometedoras indecibles oportunidades, nos llaman. Silenciosamente, orbitan el sol, esperando.”

La fotografía hiperrealista de la película es una serie de recreaciones digitales de fotos y datos compilados por la NASA y otras organizaciones astronómicas, lo cual significa que no son simplemente especulaciones fantasiosas; son precursores de las vistas que quizá algún día veamos en persona.

Así, todos los amantes del espinazo de la noche –como llamaba Carl Sagan a la Vía Láctea– del oscuro polvo de estrellas, agradecerán las posibilidades visuales de brincar del acantilado más alto de Urano o de presenciar una tormenta anticiclónica desde Júpiter, conocida como el “gran punto rojo”.

Somos muchos los que crecimos aprendiendo astronomía con la serie documental Cosmos: un viaje personal, de Carl Sagan. Él nos enseñó que la ciencia es más una forma de pensar que un cuerpo de conocimiento, y que para criaturas tan pequeñas como nosotros la vastedad es soportable solo a través de la imaginación. Este arrebatador cortometraje nos trae a Sagan de regreso y, sobre todo, nos hace anhelar aún más un viaje por las estrellas.

Wanderers, del artista digital y animador Erik Wernquist, combina impresionantes visualizaciones del espacio, que además son 100 por ciento reales, con la narración de Un punto azul pálido: una visión del futuro humano en el espacio, de Carl Sagan.

“Quizá es un poco temprano”, dice Sagan mientras el filme transporta al espectador a los fantásticos paisajes de lunas distantes y planetas. “Quizá todavía no es el momento justo. Pero esos otros mundos, con sus prometedoras indecibles oportunidades, nos llaman. Silenciosamente, orbitan el sol, esperando.”

La fotografía hiperrealista de la película es una serie de recreaciones digitales de fotos y datos compilados por la NASA y otras organizaciones astronómicas, lo cual significa que no son simplemente especulaciones fantasiosas; son precursores de las vistas que quizá algún día veamos en persona.

Así, todos los amantes del espinazo de la noche –como llamaba Carl Sagan a la Vía Láctea– del oscuro polvo de estrellas, agradecerán las posibilidades visuales de brincar del acantilado más alto de Urano o de presenciar una tormenta anticiclónica desde Júpiter, conocida como el “gran punto rojo”.

Etiquetado: , , ,