God went on sleeping.

Crow went on laughing.

Ted Hughes

El epígrafe de esta nota proviene de uno de los poemas de Crow, el poemario de Ted Hughes en donde el cuervo es el personaje principal. El cuervo de Hughes es tan polifacético como las aves del género Corvus (al cual pertenecen los cuervos grandes y pequeños, pero también las urracas comunes y las urracas azules, entre muchos otros). En este fantástico libro, Hughes se apropia de historias y mitos muy diversos en los que aparecen estas aves y juega con las diversas facetas simbólicas del cuervo.

Cuervos2

Los mitos alrededor del cuervo abundan, pero quizás más aún las supersticiones. Muchas de ellas están fundadas en características evidentes del animal, como el hecho de que sea negro y que se alimente de cadáveres, por lo cual se le relaciona muchas veces con la muerte. En muchas culturas, la aparición de un cuervo era un augurio de muerte. Durante la Edad Media se pensaba que si un cuervo volaba tres veces sobre un tejado, presagiaba la muerte de la persona adentro de la casa. Para los inuit, cuando el alma abandonaba el cuerpo del chamán, se podía ver un cuervo volar encima del iglú. Los musulmanes los consideraban también animales malditos, y su religión los alentaba a matarlos.

Por otro lado, en Inglaterra se prohibió matar cuervos desde el siglo XVI, ya que se intuía que su tarea de carroñeros era importante para evitar enfermedades. Y también, claro está, porque la leyenda del rey Arturo decía que éste se había transformado en un cuervo y un buen día regresaría.

Sin embargo, es poco sabido que los cuervos tienen muy fuertes vínculos familiares y son monógamos. Debido a esto, en el antiguo Egipto eran símbolos de amor fiel y los griegos los relacionaban con Hera, la diosa del matrimonio y la guerra.Cuervos3

Su inteligencia es deslumbrante. Utilizan herramientas que a veces fabrican ellos mismos; por ejemplo, en Japón se han visto cuervos tirando nueces desde los semáforos y esperando a que los coches les pasen encima y rompan las cáscaras. Así que no es extraño que en la India el cuervo sea la deidad de la sabiduría, y que en la antigua Grecia fuera una de las aves que acompañaban a Atenea.

De esa inteligencia derivan sus sorprendentes capacidades lingüísticas. Los cuervos pueden emitir hasta 23 sonidos distintos y son capaces de imitar el lenguaje humano. El sonido que hacen ha sido interpretado por muchas culturas. Los latinos pensaban que el cuervo decía cras, que significaba “mañana”. De ahí que en muchas culturas fueran símbolos del destino y que se les atribuyeran poderes de adivinación. La idea del “mañana” también los vinculaba con la esperanza, y por eso aparecen en varias representaciones del mito de Pandora.

Los cuervos son tan inteligentes que se aburren. Y como se aburren, juegan. Hay muchas anécdotas y hasta videos que comprueban que en lugares fríos estas aves utilizan objetos como trineos. En los bosques de Norteamérica, los cuervos han desarrollado una amistad particular con los lobos, pues les avisan dónde hay cadáveres, y juntos aprovechan la carne. A veces los cuervos juegan con los lobos a perseguirse unos a otros, y se dice que a veces también realizan una especie de concierto en el que los aullidos de los lobos se alternan con el canto de las aves.

Lo maravilloso de los cuervos es que entre más aprende de ellos la ciencia, más sorprendentes y misteriosos parecen. El símbolo del cuervo parece ser inagotable, y con el tiempo sólo sigue creciendo.

.

God went on sleeping.

Crow went on laughing.

Ted Hughes

El epígrafe de esta nota proviene de uno de los poemas de Crow, el poemario de Ted Hughes en donde el cuervo es el personaje principal. El cuervo de Hughes es tan polifacético como las aves del género Corvus (al cual pertenecen los cuervos grandes y pequeños, pero también las urracas comunes y las urracas azules, entre muchos otros). En este fantástico libro, Hughes se apropia de historias y mitos muy diversos en los que aparecen estas aves y juega con las diversas facetas simbólicas del cuervo.

Cuervos2

Los mitos alrededor del cuervo abundan, pero quizás más aún las supersticiones. Muchas de ellas están fundadas en características evidentes del animal, como el hecho de que sea negro y que se alimente de cadáveres, por lo cual se le relaciona muchas veces con la muerte. En muchas culturas, la aparición de un cuervo era un augurio de muerte. Durante la Edad Media se pensaba que si un cuervo volaba tres veces sobre un tejado, presagiaba la muerte de la persona adentro de la casa. Para los inuit, cuando el alma abandonaba el cuerpo del chamán, se podía ver un cuervo volar encima del iglú. Los musulmanes los consideraban también animales malditos, y su religión los alentaba a matarlos.

Por otro lado, en Inglaterra se prohibió matar cuervos desde el siglo XVI, ya que se intuía que su tarea de carroñeros era importante para evitar enfermedades. Y también, claro está, porque la leyenda del rey Arturo decía que éste se había transformado en un cuervo y un buen día regresaría.

Sin embargo, es poco sabido que los cuervos tienen muy fuertes vínculos familiares y son monógamos. Debido a esto, en el antiguo Egipto eran símbolos de amor fiel y los griegos los relacionaban con Hera, la diosa del matrimonio y la guerra.Cuervos3

Su inteligencia es deslumbrante. Utilizan herramientas que a veces fabrican ellos mismos; por ejemplo, en Japón se han visto cuervos tirando nueces desde los semáforos y esperando a que los coches les pasen encima y rompan las cáscaras. Así que no es extraño que en la India el cuervo sea la deidad de la sabiduría, y que en la antigua Grecia fuera una de las aves que acompañaban a Atenea.

De esa inteligencia derivan sus sorprendentes capacidades lingüísticas. Los cuervos pueden emitir hasta 23 sonidos distintos y son capaces de imitar el lenguaje humano. El sonido que hacen ha sido interpretado por muchas culturas. Los latinos pensaban que el cuervo decía cras, que significaba “mañana”. De ahí que en muchas culturas fueran símbolos del destino y que se les atribuyeran poderes de adivinación. La idea del “mañana” también los vinculaba con la esperanza, y por eso aparecen en varias representaciones del mito de Pandora.

Los cuervos son tan inteligentes que se aburren. Y como se aburren, juegan. Hay muchas anécdotas y hasta videos que comprueban que en lugares fríos estas aves utilizan objetos como trineos. En los bosques de Norteamérica, los cuervos han desarrollado una amistad particular con los lobos, pues les avisan dónde hay cadáveres, y juntos aprovechan la carne. A veces los cuervos juegan con los lobos a perseguirse unos a otros, y se dice que a veces también realizan una especie de concierto en el que los aullidos de los lobos se alternan con el canto de las aves.

Lo maravilloso de los cuervos es que entre más aprende de ellos la ciencia, más sorprendentes y misteriosos parecen. El símbolo del cuervo parece ser inagotable, y con el tiempo sólo sigue creciendo.

.

Etiquetado: , , , ,