Contar historias es intrínseco del mar. Desde que el hombre aprendió a navegar largas distancias se ha entretenido contando y escuchando historias. Y aunque es verdad que la vida en el mar puede ser tediosa y solitaria, es en esas largas horas donde las cosas suceden. No hay tiempo vacío (como dejó claro Edward Hopper); hay tiempo en que el viento infla las velas de cierta manera o la estela del barco suena más áspera que nunca. En el mar suceden cosas, sino pregúntenle a Ahab o a Odiseo, al Anciano Marinero o al viejo Marlow.

Se dice que cada gran libro es una respuesta a otro. Ciertamente, muchos libros sobre el mar han inspirado otro viaje, que en turno ha inspirado otro libro. Entre más uno lee sobre el mar más entiende la interconexión de la gran biblioteca del océano. Marineros y escritores han logrado hacer un enorme cuerpo literario sobre las olas.

La siguiente lista es una ínfima selección del corpus marino que hay, y no se enfoca en géneros ni en épocas literarias. Es, sin embargo, un buen barco para introducirse al mar de la mano de los mejores capitanes literarios.

Moby Dick, Herman Melville

Por supuesto Moby Dick, que aunque pocas personas logren llegar al final, tiene enormes recompensas. El llamado del abismo ha hechizado a pocos marineros con más fuerza que a Ismael, quien vive “atormentado con el perenne prurito de las cosas remotas.” Esta consagrada novela contiene algunos de los pasajes más apabullantes –en el sentido más poético– acerca de la inmensidad, la locura, la indiferencia y la entereza del mar.

“La rima del anciano marinero”, Samuel Taylor Coleridge

Un poema largo y narrativo que para muchos lectores modernos ha suplantado tanto a Homero como a la Biblia como la primera y más profunda fuente de nuestro imaginario marino. El anciano marinero, como el mar, está condenado a repetirse y a guardar la memoria de todos los fantasmas que han transitado por él.

Poems of the Sea, ed. D. McClatchy

Es una antología poética, es verdad, pero pocos volúmenes han logrado contener tantos miedos náuticos, sueños y nostalgias en un ejemplar tan bello y portátil. Las leyendas de los piratas y las sirenas, los barcos fantasma y la ciudad hundida de Atlantis inspiraron tantas imaginaciones como los faros y los naufragios, las algas y los icebergs. Todo está aquí.

The Sea Inside, Philip Hoare

En su libro de ensayos, Hoare (quien antes escribió el gran Leviatán, o la ballena) hace un collage de memorias, historia cultural y bitácoras de viaje, y una peregrinación a mares cada vez más lejanos para nadar con ballenas y delfines. También describe figuras literarias y artísticas, científicos y aventureros que han dejado trazos en los lugares que visita en su expedición. Su narración es nítida y vibrante; “correr como una trenza de agua teñida entre los remolinos y ondas del mar adentro es la batalla interior del autor”, apunta Caspar Henderson para The Guardian.

Las olas, Virginia Woolf

La novela más experimental de Woolf, Las olas es considerada una joya poética. Aunque no hable directamente del mar, habla de ese ‘sentimiento oceánico’ del que hablaba Freud, y la lírica evoca una sensación de continuidad en un mar de disociaciones. Nosotros, junto con los personajes, somos el océano, la arena, el coral, el alga, los troncos, las mareas, los nadadores, y, por supuesto, las olas.

Contar historias es intrínseco del mar. Desde que el hombre aprendió a navegar largas distancias se ha entretenido contando y escuchando historias. Y aunque es verdad que la vida en el mar puede ser tediosa y solitaria, es en esas largas horas donde las cosas suceden. No hay tiempo vacío (como dejó claro Edward Hopper); hay tiempo en que el viento infla las velas de cierta manera o la estela del barco suena más áspera que nunca. En el mar suceden cosas, sino pregúntenle a Ahab o a Odiseo, al Anciano Marinero o al viejo Marlow.

Se dice que cada gran libro es una respuesta a otro. Ciertamente, muchos libros sobre el mar han inspirado otro viaje, que en turno ha inspirado otro libro. Entre más uno lee sobre el mar más entiende la interconexión de la gran biblioteca del océano. Marineros y escritores han logrado hacer un enorme cuerpo literario sobre las olas.

La siguiente lista es una ínfima selección del corpus marino que hay, y no se enfoca en géneros ni en épocas literarias. Es, sin embargo, un buen barco para introducirse al mar de la mano de los mejores capitanes literarios.

Moby Dick, Herman Melville

Por supuesto Moby Dick, que aunque pocas personas logren llegar al final, tiene enormes recompensas. El llamado del abismo ha hechizado a pocos marineros con más fuerza que a Ismael, quien vive “atormentado con el perenne prurito de las cosas remotas.” Esta consagrada novela contiene algunos de los pasajes más apabullantes –en el sentido más poético– acerca de la inmensidad, la locura, la indiferencia y la entereza del mar.

“La rima del anciano marinero”, Samuel Taylor Coleridge

Un poema largo y narrativo que para muchos lectores modernos ha suplantado tanto a Homero como a la Biblia como la primera y más profunda fuente de nuestro imaginario marino. El anciano marinero, como el mar, está condenado a repetirse y a guardar la memoria de todos los fantasmas que han transitado por él.

Poems of the Sea, ed. D. McClatchy

Es una antología poética, es verdad, pero pocos volúmenes han logrado contener tantos miedos náuticos, sueños y nostalgias en un ejemplar tan bello y portátil. Las leyendas de los piratas y las sirenas, los barcos fantasma y la ciudad hundida de Atlantis inspiraron tantas imaginaciones como los faros y los naufragios, las algas y los icebergs. Todo está aquí.

The Sea Inside, Philip Hoare

En su libro de ensayos, Hoare (quien antes escribió el gran Leviatán, o la ballena) hace un collage de memorias, historia cultural y bitácoras de viaje, y una peregrinación a mares cada vez más lejanos para nadar con ballenas y delfines. También describe figuras literarias y artísticas, científicos y aventureros que han dejado trazos en los lugares que visita en su expedición. Su narración es nítida y vibrante; “correr como una trenza de agua teñida entre los remolinos y ondas del mar adentro es la batalla interior del autor”, apunta Caspar Henderson para The Guardian.

Las olas, Virginia Woolf

La novela más experimental de Woolf, Las olas es considerada una joya poética. Aunque no hable directamente del mar, habla de ese ‘sentimiento oceánico’ del que hablaba Freud, y la lírica evoca una sensación de continuidad en un mar de disociaciones. Nosotros, junto con los personajes, somos el océano, la arena, el coral, el alga, los troncos, las mareas, los nadadores, y, por supuesto, las olas.

Etiquetado: , ,