Encapsulados en el tiempo y la nostalgia se encuentran los paisajes deshabitados de Akos Major (Hungría, 1974). El proceso fotográfico de este artista es lento y cadente: exposiciones largas muy temprano por la mañana, hasta de una hora y media, tras haber ubicado el punto ideal para posicionar su cámara y esperando justo la luz propicia para su imagen.

Su trabajo recuerda a los paisajes naturales de Ansel Adams, a sus húmedos ambientes titilantes con reflejos graneados, atenuados por la inmensidad del horizonte natural. También, la obra del húngaro nos remite al trabajo de otro gran fotógrafo, Michael Keena, a esa soledad y brumosa penumbra que lo caracteriza.

Un buen ejemplo de su capacidad para acceder, e invitarnos, a ese vórtice de soledad ubicua son sus paisajes acuáticos, capturados en el lago Balaton. Se trata de escenarios de notable refinamiento, que condensan paisajes metálicos, helados, en donde los elementos retratados contrastan sutilmente, por medio de diferencias tonales, con el horizonte

Las fotografías de Major cultivan para nosotros refugios inertes, calmos hasta lo imponente, que aguardan ahí, estáticos, a que alguien decida pentrarlos o, simplemente, rehuirles para siempre.

.

Encapsulados en el tiempo y la nostalgia se encuentran los paisajes deshabitados de Akos Major (Hungría, 1974). El proceso fotográfico de este artista es lento y cadente: exposiciones largas muy temprano por la mañana, hasta de una hora y media, tras haber ubicado el punto ideal para posicionar su cámara y esperando justo la luz propicia para su imagen.

Su trabajo recuerda a los paisajes naturales de Ansel Adams, a sus húmedos ambientes titilantes con reflejos graneados, atenuados por la inmensidad del horizonte natural. También, la obra del húngaro nos remite al trabajo de otro gran fotógrafo, Michael Keena, a esa soledad y brumosa penumbra que lo caracteriza.

Un buen ejemplo de su capacidad para acceder, e invitarnos, a ese vórtice de soledad ubicua son sus paisajes acuáticos, capturados en el lago Balaton. Se trata de escenarios de notable refinamiento, que condensan paisajes metálicos, helados, en donde los elementos retratados contrastan sutilmente, por medio de diferencias tonales, con el horizonte

Las fotografías de Major cultivan para nosotros refugios inertes, calmos hasta lo imponente, que aguardan ahí, estáticos, a que alguien decida pentrarlos o, simplemente, rehuirles para siempre.

.

Etiquetado: , , ,