Fantasmas arborescentes y agua turquesa conforman un inesperado paraíso encantado en las montañas Tian Shan de Kazajistán. El Lago Kaindy es un idílico cuerpo de agua en las montañas que se generó accidentalmente luego de un fuerte terremoto en 1911 que desató un derrumbe de musgo. Poco a poco la lluvia fue llenando el valle hasta dar a luz a este lago.

Lo que destaca es la falange de píceas muertas que asoman del agua. Estos árboles, remanentes de la inundación originaria, se han conservado asombrosamente bien, como si fueran obra de un duende taxidermista. Bucear entre la tela azul encantada del agua en medio de un bosque submarino de presencias sin duda constituye una de las actividades turísticas más poéticas.

El Lago Kaindy es opacado turísticamente por el famoso Lago Bolshoe Almatinskoe, mucho más accesible, en la ciudad de Almaty (la ciudad más grande de este país euroasiático). Esto contribuye, desde luego, a conservar su secreto, una joya azul en la que el tiempo se ha detenido.

.

Fantasmas arborescentes y agua turquesa conforman un inesperado paraíso encantado en las montañas Tian Shan de Kazajistán. El Lago Kaindy es un idílico cuerpo de agua en las montañas que se generó accidentalmente luego de un fuerte terremoto en 1911 que desató un derrumbe de musgo. Poco a poco la lluvia fue llenando el valle hasta dar a luz a este lago.

Lo que destaca es la falange de píceas muertas que asoman del agua. Estos árboles, remanentes de la inundación originaria, se han conservado asombrosamente bien, como si fueran obra de un duende taxidermista. Bucear entre la tela azul encantada del agua en medio de un bosque submarino de presencias sin duda constituye una de las actividades turísticas más poéticas.

El Lago Kaindy es opacado turísticamente por el famoso Lago Bolshoe Almatinskoe, mucho más accesible, en la ciudad de Almaty (la ciudad más grande de este país euroasiático). Esto contribuye, desde luego, a conservar su secreto, una joya azul en la que el tiempo se ha detenido.

.

Etiquetado: , ,