El novelista Isaac Asimov es 14 años mayor que el científico y famoso divulgador cultural Carl Sagan. Sin embargo, al recordar su primer encuentro con Sagan en los 60, Asimov pensaba reunirse con alguien muy distinto: con un hombre al que creía conocer a través de sus libros:

Lo visualizaba como una persona anciana (el estereotipo del astrónomo con su telescopio), pero lo que hallé fue a este hombre joven, guapo, de 27 años; alto, moreno, elocuente y absoluta e increíblemente inteligente.

Los dos formarían parte de un histórico encuentro en 1971 junto con otros escritores de altos vuelos espaciales como Ray Bradbury y Arthur C. Clarke, o el editor de la sección científica de The New York Times, Walter Sullivan. La reunión tuvo como objeto pensar y discutir las implicaciones de la llegada de la misión Mariner 9 a Marte, así como el desarrollo de la mente humana en un panel de expertos en imaginar futuros posibles. Pero Asimov y Sagan se conocían de antes.

El 13 de diciembre de 1973, Asimov le envió una pequeña nota de aprecio a Sagan como un lector agradecido y, sin embargo, con un sutil tono de humor en la irreverencia final:

He terminado [de leer] The Cosmic Connection y amé cada palabra de él. Usted es mi idea de un buen escritor porque tiene un estilo no amañado y cuando leo lo que usted escribe, lo escucho hablando.

Una cosa del libro me puso nervioso. Era por entero demasiado obvio que usted es más listo que yo. Odio eso.

Sería sólo la primera de muchas cartas y notas que Asimov realizó sobre Sagan y que están incluidas en su volumen de correspondencias recientemente aparecido, Yours, Isaac Asimov: A Lifetime of Letters, editado por su hermano, Stanley Asimov.

.

El novelista Isaac Asimov es 14 años mayor que el científico y famoso divulgador cultural Carl Sagan. Sin embargo, al recordar su primer encuentro con Sagan en los 60, Asimov pensaba reunirse con alguien muy distinto: con un hombre al que creía conocer a través de sus libros:

Lo visualizaba como una persona anciana (el estereotipo del astrónomo con su telescopio), pero lo que hallé fue a este hombre joven, guapo, de 27 años; alto, moreno, elocuente y absoluta e increíblemente inteligente.

Los dos formarían parte de un histórico encuentro en 1971 junto con otros escritores de altos vuelos espaciales como Ray Bradbury y Arthur C. Clarke, o el editor de la sección científica de The New York Times, Walter Sullivan. La reunión tuvo como objeto pensar y discutir las implicaciones de la llegada de la misión Mariner 9 a Marte, así como el desarrollo de la mente humana en un panel de expertos en imaginar futuros posibles. Pero Asimov y Sagan se conocían de antes.

El 13 de diciembre de 1973, Asimov le envió una pequeña nota de aprecio a Sagan como un lector agradecido y, sin embargo, con un sutil tono de humor en la irreverencia final:

He terminado [de leer] The Cosmic Connection y amé cada palabra de él. Usted es mi idea de un buen escritor porque tiene un estilo no amañado y cuando leo lo que usted escribe, lo escucho hablando.

Una cosa del libro me puso nervioso. Era por entero demasiado obvio que usted es más listo que yo. Odio eso.

Sería sólo la primera de muchas cartas y notas que Asimov realizó sobre Sagan y que están incluidas en su volumen de correspondencias recientemente aparecido, Yours, Isaac Asimov: A Lifetime of Letters, editado por su hermano, Stanley Asimov.

.

Etiquetado: , , , , ,