Las casas domo han ganado popularidad en años recientes por sus amplias ventajas relacionadas con la sustentabilidad. Por ejemplo, han probado su eficiencia energética en lugares fríos, ya que gracias a su forma utilizan menos energía para calentarse y conservan mejor la temperatura

Pero no todos los domos son iguales. Existe una “subespecie” conocida como domos geodésicos. Se trata estructuras compuestas por tejido reticular, las cuales mediante aristas y conectores forman una cúpula geodésica, es decir, una esfera. Los arquitectos daneses Kristoffer Tejlgaard y Benny Jepsen, después de una extensiva investigación, han decido deconstruir este popular diseño, originalmente ideado por el genial Buckminster Fuller, y extrayendo un domo ingeniosamente descompuesto, en el que los límites entre el exterior y el interior han sido desdibujados.

La lógica experimental de Tejlgaar y Jepsen se basa en hacer un tratamiento coherente de elementos diferentes: las superficies curvas son cerradas, mientras que las perpendiculares son transparentes para controlar mejor la cantidad de luz que penetra en el interior, y en última instancia en la organización del espacio.

El proyecto, aunque de apariencia compleja, ofrece la posibilidad de montarse fácilmente y adaptarse a diferentes parámetros. Los nodos impresos en el modelo tridimensional se cortan con láser para después ser robóticamente ensamblados.

La casa domo realizada por los danese Tejlgaar y Jepsen es una especie de manifiesto en torno a la relación entre sustentabilidad y armonía visual, premisa que dibuja un estimulante futuro en la relación entre la estética y un estilo de vida en armonía con el entorno natural.

Las casas domo han ganado popularidad en años recientes por sus amplias ventajas relacionadas con la sustentabilidad. Por ejemplo, han probado su eficiencia energética en lugares fríos, ya que gracias a su forma utilizan menos energía para calentarse y conservan mejor la temperatura

Pero no todos los domos son iguales. Existe una “subespecie” conocida como domos geodésicos. Se trata estructuras compuestas por tejido reticular, las cuales mediante aristas y conectores forman una cúpula geodésica, es decir, una esfera. Los arquitectos daneses Kristoffer Tejlgaard y Benny Jepsen, después de una extensiva investigación, han decido deconstruir este popular diseño, originalmente ideado por el genial Buckminster Fuller, y extrayendo un domo ingeniosamente descompuesto, en el que los límites entre el exterior y el interior han sido desdibujados.

La lógica experimental de Tejlgaar y Jepsen se basa en hacer un tratamiento coherente de elementos diferentes: las superficies curvas son cerradas, mientras que las perpendiculares son transparentes para controlar mejor la cantidad de luz que penetra en el interior, y en última instancia en la organización del espacio.

El proyecto, aunque de apariencia compleja, ofrece la posibilidad de montarse fácilmente y adaptarse a diferentes parámetros. Los nodos impresos en el modelo tridimensional se cortan con láser para después ser robóticamente ensamblados.

La casa domo realizada por los danese Tejlgaar y Jepsen es una especie de manifiesto en torno a la relación entre sustentabilidad y armonía visual, premisa que dibuja un estimulante futuro en la relación entre la estética y un estilo de vida en armonía con el entorno natural.

Etiquetado: , , ,