La silueta de la ciudad de Nueva York recortada contra el cielo nocturno es una de las postales mejor conocidas del mundo; es en ese lienzo de luz y noche donde el artista Duke Riley ha montado su última pieza, llamada Fly by Night.

La instalación se lleva a cabo en una de las bahías de Brooklyn, en un viejo muelle donde la asociación Creative Time logró acceso a un barco militar fuera de servicio de la era de Vietnam, el cual fue acondicionado para mantener a 2,000 palomas y entrenarlas para un show que cambia cada vez que se presenta.

Las palomas llevan un pequeño LED en la pierna, por lo que el efecto de ver a miles de ellas volando después de caer el sol es como una constelación itinerante o fuegos artificiales que se recombinan sin cesar. Las coreografías que realizan son completamente improvisadas, pues solamente se les ha entrenado para volver al barco.

Luego de vivir en Nueva York durante 20 años, Riley creó Fly by Night como “una hermosa experiencia visual para compartir con la gente de aquí, para expresar mi mayor aprecio por la ciudad que me ha dado tanto”.

Sin embargo, Riley no es precisamente un filántropo ni un artista predecible, aunque tiene experiencia previa trabajando con grandes cantidades de aves: en 2013 creó la pieza Trading With The Enemy, donde una pequeña flota de palomas mensajeras llevó habanos de la ciudad de La Habana a Key West, Florida, mientras otra pequeña flota de aves lo grababa todo con pequeñas cámaras.

“Muchos de los proyectos que hago son por los que se pide perdón en vez de permiso”, afirmó Riley en una entrevista con el New York Times.

La historia de las aves también es interesante: aunque durante los años 60 del siglo XX miles de neoyorquinos criaron palomas domésticas, se estima que hoy en día apenas quedan unos 200 criadores en la ciudad. Muchas de las palomas que participan en el espectáculo fueron exiliadas de sus hogares por presiones inmobiliarias de diversos tipos.

Fly by Night se estará presentando de jueves a domingo hasta el 12 de junio en la Brooklyn Navy Yard. Los boletos no tienen ningún costo, pero hay que reservar online y anotarse en una lista de espera.

.

La silueta de la ciudad de Nueva York recortada contra el cielo nocturno es una de las postales mejor conocidas del mundo; es en ese lienzo de luz y noche donde el artista Duke Riley ha montado su última pieza, llamada Fly by Night.

La instalación se lleva a cabo en una de las bahías de Brooklyn, en un viejo muelle donde la asociación Creative Time logró acceso a un barco militar fuera de servicio de la era de Vietnam, el cual fue acondicionado para mantener a 2,000 palomas y entrenarlas para un show que cambia cada vez que se presenta.

Las palomas llevan un pequeño LED en la pierna, por lo que el efecto de ver a miles de ellas volando después de caer el sol es como una constelación itinerante o fuegos artificiales que se recombinan sin cesar. Las coreografías que realizan son completamente improvisadas, pues solamente se les ha entrenado para volver al barco.

Luego de vivir en Nueva York durante 20 años, Riley creó Fly by Night como “una hermosa experiencia visual para compartir con la gente de aquí, para expresar mi mayor aprecio por la ciudad que me ha dado tanto”.

Sin embargo, Riley no es precisamente un filántropo ni un artista predecible, aunque tiene experiencia previa trabajando con grandes cantidades de aves: en 2013 creó la pieza Trading With The Enemy, donde una pequeña flota de palomas mensajeras llevó habanos de la ciudad de La Habana a Key West, Florida, mientras otra pequeña flota de aves lo grababa todo con pequeñas cámaras.

“Muchos de los proyectos que hago son por los que se pide perdón en vez de permiso”, afirmó Riley en una entrevista con el New York Times.

La historia de las aves también es interesante: aunque durante los años 60 del siglo XX miles de neoyorquinos criaron palomas domésticas, se estima que hoy en día apenas quedan unos 200 criadores en la ciudad. Muchas de las palomas que participan en el espectáculo fueron exiliadas de sus hogares por presiones inmobiliarias de diversos tipos.

Fly by Night se estará presentando de jueves a domingo hasta el 12 de junio en la Brooklyn Navy Yard. Los boletos no tienen ningún costo, pero hay que reservar online y anotarse en una lista de espera.

.

Etiquetado: , , , , , , , ,