Un libro clásico, dice una conocida definición atribuida a Mark Twain, es aquel que muchos alaban y quisieran haber leído pero pocos leen en realidad. Y sabemos bien a qué se refería: a que es más fácil alabar al Quijote, la Ilíada, Guerra y Paz, que efectivamente dedicar tiempo, voluntad y atención a su lectura.

Pero Twain no fue el único que reflexionó sobre estos libros reconocidos unánimemente por su calidad literaria. Uno de los narradores más destacados del siglo XX, Italo Calvino, legó una lista de 14 dichos aforísticos en que disecciona la naturaleza de un libro clásico en función, claro, de esa experiencia personalísima que se teje entre el lector sensible y las páginas que recorre.

  1. Los clásicos son esos libros de los cuales se oye decir: «Lo Estoy releyendo…», nunca «Lo estoy leyendo…»
  1. Son clásicos los libros que conforman una preciada experiencia para quien los ha leído y los ama, pero que constituyen una riqueza igual para quien se reserva la oportunidad de leerlos cuando se encuentra en las mejores condiciones para disfrutarlos.
  1. Los clásicos son libros que ejercen una influencia particular tanto cuando se fijan inolvidables en nuestra imaginación, como cuando se esconden en los pliegues de la memoria, disfrazándose de inconsciente individual o colectivo.
  1. Un clásico es un libro que en cada relectura ofrece tanto sentido de descubrimiento como en la primera.
  1. Un clásico es un libro que cuando leemos por primera vez da la sensación de estar releyendo algo que hemos leído antes.
  2. Un clásico es un libro que nunca agota todo lo que tiene que decir a sus lectores.
  1. Los clásicos son esos libros que nos llegan con el aura de interpretaciones previas, trayendo consigo las trazas que han dejado en las culturas (o al menos en el lenguaje y las costumbres) por donde han pasado.
  1. Un clásico es una obra que constantemente levanta una polvareda de discursos críticos en su entorno, pero que siempre se sacude estas partículas.
  1. Los clásicos son libros que cuanto más creemos conocer de oídas, más originales, inesperados y vanguardistas encontramos cuando los leemos realmente.
  1. Se llama clásico al libro que representa todo el universo, un libro en el mismo plano de los antiguos talismanes.
  1. “Tu” clásico es un libro con el que no puedes permanecer indiferentes, y que te ayuda a definirte a ti mismo en relación e incluso en oposición a él.
  1. Un clásico es una obra que viene antes de otros clásicos, pero que quienes han leído otros clásicos le reconocen inmediatamente su sitio en la genealogía de estos.
  1. El libro clásico relega el ruido del presente y los murmullos de fondo, de los cuales sin embargo no puede prescindir.
  1. Es clásico el libro que persiste como ruido de fondo incluso cuando predomina un presente totalmente incompatible con él.

.

Un libro clásico, dice una conocida definición atribuida a Mark Twain, es aquel que muchos alaban y quisieran haber leído pero pocos leen en realidad. Y sabemos bien a qué se refería: a que es más fácil alabar al Quijote, la Ilíada, Guerra y Paz, que efectivamente dedicar tiempo, voluntad y atención a su lectura.

Pero Twain no fue el único que reflexionó sobre estos libros reconocidos unánimemente por su calidad literaria. Uno de los narradores más destacados del siglo XX, Italo Calvino, legó una lista de 14 dichos aforísticos en que disecciona la naturaleza de un libro clásico en función, claro, de esa experiencia personalísima que se teje entre el lector sensible y las páginas que recorre.

  1. Los clásicos son esos libros de los cuales se oye decir: «Lo Estoy releyendo…», nunca «Lo estoy leyendo…»
  1. Son clásicos los libros que conforman una preciada experiencia para quien los ha leído y los ama, pero que constituyen una riqueza igual para quien se reserva la oportunidad de leerlos cuando se encuentra en las mejores condiciones para disfrutarlos.
  1. Los clásicos son libros que ejercen una influencia particular tanto cuando se fijan inolvidables en nuestra imaginación, como cuando se esconden en los pliegues de la memoria, disfrazándose de inconsciente individual o colectivo.
  1. Un clásico es un libro que en cada relectura ofrece tanto sentido de descubrimiento como en la primera.
  1. Un clásico es un libro que cuando leemos por primera vez da la sensación de estar releyendo algo que hemos leído antes.
  2. Un clásico es un libro que nunca agota todo lo que tiene que decir a sus lectores.
  1. Los clásicos son esos libros que nos llegan con el aura de interpretaciones previas, trayendo consigo las trazas que han dejado en las culturas (o al menos en el lenguaje y las costumbres) por donde han pasado.
  1. Un clásico es una obra que constantemente levanta una polvareda de discursos críticos en su entorno, pero que siempre se sacude estas partículas.
  1. Los clásicos son libros que cuanto más creemos conocer de oídas, más originales, inesperados y vanguardistas encontramos cuando los leemos realmente.
  1. Se llama clásico al libro que representa todo el universo, un libro en el mismo plano de los antiguos talismanes.
  1. “Tu” clásico es un libro con el que no puedes permanecer indiferentes, y que te ayuda a definirte a ti mismo en relación e incluso en oposición a él.
  1. Un clásico es una obra que viene antes de otros clásicos, pero que quienes han leído otros clásicos le reconocen inmediatamente su sitio en la genealogía de estos.
  1. El libro clásico relega el ruido del presente y los murmullos de fondo, de los cuales sin embargo no puede prescindir.
  1. Es clásico el libro que persiste como ruido de fondo incluso cuando predomina un presente totalmente incompatible con él.

.

Etiquetado: , , ,