“Siempre, y cada vez de un modo distinto, el puente acompaña de un lado para otro los caminos vacilantes y apresurados de los hombres, para que lleguen a las otras orillas y finalmente, como mortales, lleguen al otro lado”, escribió Martin Heidegger al hablar sobre los puentes. Desde un punto de vista meramente estructural, son una construcción que permite transitar entre dos orillas geográficamente inaccesibles, son el paso evolutivo que sigue a los caminos. Un puente se eleva y conecta lo que geográficamente está separado, se inserta en el paisaje para comunicar y vincular. El puente es un espacio físico en sí, un lugar independiente, un conducto  y una vía.

El primer puente fue, sencillamente, el tronco de un árbol caído y no fue obra humana. Pero la forma, extensión y objetivo de los puentes se ha vuelto más compleja a medida que la tecnología ha evolucionado. Desde la prehistoria hasta nuestros días, los puentes suponen retos de ingeniería estructural, también son símbolos estéticos y arquitectónicos, puntos de estrategias bélicas y comerciales. A través de los puentes podríamos contar las historias de nuestra compleja civilización. Pero el puente es, también, símbolo de nuestra existencia, el arquetipo de nuestro paso por este mundo, su transición hacia la muerte y lo que nos espera después de ésta.

Como humanos hemos sabido erigir puentes invisibles: el lenguaje —que nos permite comunicarnos entre nosotros al evitar el aislamiento existencial—, la resolución de problemas o las relaciones interpersonales. El simple hecho de respirar podría ser interpretado como un puente.

A continuación una caprichosa selección de puentes que tienen en común el hecho de ser obras de ingeniería sobre las que transitan y se conectan símbolos, metáforas e historias humanas.

Puente de Tello (Iraq)

tello

El puente más viejo del mundo está en Iraq, en la ciudad de Tello. Tiene 4,000 años de antigüedad. Descubierto en 1939, fue considerado en un inicio un templo, y posteriormente, una milenaria presa de agua. Sin embargo, a partir de diversos estudios basados en las fotografías de la época en que fue descubierto e investigaciones más recientes se concluyó que se trata de un puente que permitía cruzar un canal de agua. Esta joya inmemorial de la cultura sumeria —estructuralmente avanzada para la época en que fue erigida— fue construida en su totalidad con ladrillos de arcilla, arena y elementos vegetales. Este puente estuvo expuesto a la intemperie durante muchísimo tiempo, pero desde hace un par de años, el British Museum se encuentra en proceso de capacitación y coordinación, en conjunto con el gobierno iraquí, de un equipo de expertos locales para su conservación, con la intención de ayudar salvar esta reliquia de la humanidad, así como ayudar a reactivar el turismo en un país que lleva casi dos décadas de conflictos bélicos incesantes.

 

Puente de la Magdalena o Puente del Diablo (Lucca, Italia)

magdalena

El Ponte della Maddalena es un puente medieval ubicado en la región de la Toscana italiana. Es una obra maestra de la ingeniería, formado por arcos múltiples decrecientes de piedra. Pero además de sus perdurables propiedades físicas, el puente es habitado por una leyenda. Al igual que muchos otros proyectos cuya realización parecía imposible en su momento, su construcción fue atribuida nada menos que al diablo. Cuenta la leyenda que, desesperado por los problemas que impedían la conclusión del puente, el constructor hizo un pacto con Satanás, quien le ofreció terminar la obra en una noche a cambio del alma del primer individuo que lo cruzara. Éste aceptó el trato y así se completó la construcción. En un ataque de culpa y miedo, el constructor fue con el párroco local y le contó todo. Juntos, planearon engañar al diablo: hacer cruzar a un perro por el puente antes que a nadie. Su plan funcionó y el perro, a mitad del puente, fue tomado por el diablo sin ser visto nunca más. Hasta el día de hoy, se dice, es posible ver la silueta del perro (un pastor de Maremma) sobre el puente en las madrugadas de octubre.

 

Kingsgate Bridge (Durham, Inglaterra)

kingsgate

Este puente fue la última obra diseñada personalmente por el genio de la ingeniería estructural Ove Arup (1895-1988), el mismo que dio vida a la Ópera de Sidney y la Penguin Pool del Zoológico de Londres, por ejemplo. Completado en 1963, el Kingsgate Bridge fue considerado por el propio Arup la cúspide de su destreza por cumplir totalmente con su visión de diseño total: la integración perfecta de ingeniería y arquitectura. Fue planeado por él meticulosamente; así también lo fue la extraña y arriesgada manera de construirlo y ensamblarlo: el puente se construyó en dos mitades, una en cada orilla del río. En un ejercicio de genialidad y precisión, una vez terminadas, ambas partes fueron movidas sobre conos giratorios (también diseñados por Arup) hasta encontrarse a la mitad del río y ser unidas sobre el agua. El resultado es una delgada banda blanca, apoyada sobre elegantes y esbeltos dedos cónicos que se tensan y extienden armónicamente a través del paisaje inglés.

Puente de Hussaini (Hussaini, Pakistán)

hussaini

Considerado como el puente peatonal más peligroso del mundo, el de Hussaini, al norte de Pakistán, fue construido para cruzar el río Hunza. A una altura de 2,600 metros, éste es el único punto que conecta las rutas que se dirigen al norte de la región, rodeada por las cadenas montañosas de los Himalayas y los Karkorams. Fue construido por los lugareños con materiales de la región y cable de acero, y es la única manera de viajar a las grandes ciudades al norte del país. Cruzarlo supone un gran riesgo por la altura sobre la que se eleva, la precariedad de su estructura, su inestabilidad y estrechez, así como el estado de descuido en el que se encuentra y las fuertes ráfagas de viento que soplan sobre él.

Puente Internacional El Marco (España y Portugal)

el-marco

Este puente cruza el arroyuelo del Abrilongo, que delimita parte de la frontera entre Portugal y España. Es el puente más pequeño del mundo, mide 3.2 metros de largo por 1.45 metros de ancho. Originalmente, su estructura improvisada de madera conectaba estos dos países permitiendo el contrabando de mercancías, algo que activaba la economía de las poblaciones cercanas. Con la fundación de la Unión Europea, esto dejó de ser económicamente atractivo. En 2008 fue remodelado y, si bien ya no es un puente generoso en términos económicos, es un camino seguro y pintoresco para quien libremente quiere pasar en dos pasos de un país al otro.

 

Puerta México (Tijuana-San Diego, México-Estados Unidos)

puerta-mexico

Como una de las obras realizadas para el llamado Programa Nacional Fronterizo, en Tijuana, México, en 1961, la Puerta México fue diseñada por el afamado arquitecto mexicano Mario Pani en colaboración con Félix Candela, Manuel Larrosa y Guillermo Rossell —lumbreras de la arquitectura y el urbanismo del periodo. Este peculiar edificio modernista sirvió como puente en la línea fronteriza de México con Estados Unidos. También conocido como la concha por sus propiedades formales, en 2015 se anunció su demolición para así expandir el paso y agilizar el flujo de personas. Esto provocó el disgusto de muchos pobladores y expertos de ambos países, y la demolición fue, finalmente, suspendida. Sin embargo, la Puerta México ya no cumple con sus funciones como puente-frontera; fue reemplazado por completo por El chaparral el cruce fronterizo vehicular más importante de la zona.

 

Rolling Bridge (Londres, Inglaterra)

rolling-bridge

Este es un puente peatonal plegable que cruza el Grand Union Canal en Paddington, Londres. Diseñado y desarrollado por el genio de la arquitectura Thomas Heatherwick, quien ganó en 2005 el Structural Design Award con ésta obra. Se trata de una extraña y futurista obra maestra de la ingeniería estructural y la mecánica. Lo componen ocho estructuras modulares y triangulares idénticas y un complejo sistema hidráulico que permite enrollar y desenrollar el puente, cuyos materiales son principalmente acero y madera. Al estar plegado forma un perfecto octágono; desplegarse le toma, en total, tres minutos. La mayor parte del tiempo el Rolling Bridge está desenrollado, siendo los viernes al mediodía cuando la magia sucede y puede verse a este gusano hidráulico retraerse.

Imágenes: 1) The Library of Congress 2) Creative Commons – Osama Shukir Muhammed Amin FRCP 3) Creative Commons – David P. Howard 4) Creative Commons – Ahmed Sajjad Zaidi 5) Wikimedia Commons – Myrabella 6) Wikimedia Commons – Correia PM 7) Dominio público 8) Wikimedia Commons – Loz Pycock

“Siempre, y cada vez de un modo distinto, el puente acompaña de un lado para otro los caminos vacilantes y apresurados de los hombres, para que lleguen a las otras orillas y finalmente, como mortales, lleguen al otro lado”, escribió Martin Heidegger al hablar sobre los puentes. Desde un punto de vista meramente estructural, son una construcción que permite transitar entre dos orillas geográficamente inaccesibles, son el paso evolutivo que sigue a los caminos. Un puente se eleva y conecta lo que geográficamente está separado, se inserta en el paisaje para comunicar y vincular. El puente es un espacio físico en sí, un lugar independiente, un conducto  y una vía.

El primer puente fue, sencillamente, el tronco de un árbol caído y no fue obra humana. Pero la forma, extensión y objetivo de los puentes se ha vuelto más compleja a medida que la tecnología ha evolucionado. Desde la prehistoria hasta nuestros días, los puentes suponen retos de ingeniería estructural, también son símbolos estéticos y arquitectónicos, puntos de estrategias bélicas y comerciales. A través de los puentes podríamos contar las historias de nuestra compleja civilización. Pero el puente es, también, símbolo de nuestra existencia, el arquetipo de nuestro paso por este mundo, su transición hacia la muerte y lo que nos espera después de ésta.

Como humanos hemos sabido erigir puentes invisibles: el lenguaje —que nos permite comunicarnos entre nosotros al evitar el aislamiento existencial—, la resolución de problemas o las relaciones interpersonales. El simple hecho de respirar podría ser interpretado como un puente.

A continuación una caprichosa selección de puentes que tienen en común el hecho de ser obras de ingeniería sobre las que transitan y se conectan símbolos, metáforas e historias humanas.

Puente de Tello (Iraq)

tello

El puente más viejo del mundo está en Iraq, en la ciudad de Tello. Tiene 4,000 años de antigüedad. Descubierto en 1939, fue considerado en un inicio un templo, y posteriormente, una milenaria presa de agua. Sin embargo, a partir de diversos estudios basados en las fotografías de la época en que fue descubierto e investigaciones más recientes se concluyó que se trata de un puente que permitía cruzar un canal de agua. Esta joya inmemorial de la cultura sumeria —estructuralmente avanzada para la época en que fue erigida— fue construida en su totalidad con ladrillos de arcilla, arena y elementos vegetales. Este puente estuvo expuesto a la intemperie durante muchísimo tiempo, pero desde hace un par de años, el British Museum se encuentra en proceso de capacitación y coordinación, en conjunto con el gobierno iraquí, de un equipo de expertos locales para su conservación, con la intención de ayudar salvar esta reliquia de la humanidad, así como ayudar a reactivar el turismo en un país que lleva casi dos décadas de conflictos bélicos incesantes.

 

Puente de la Magdalena o Puente del Diablo (Lucca, Italia)

magdalena

El Ponte della Maddalena es un puente medieval ubicado en la región de la Toscana italiana. Es una obra maestra de la ingeniería, formado por arcos múltiples decrecientes de piedra. Pero además de sus perdurables propiedades físicas, el puente es habitado por una leyenda. Al igual que muchos otros proyectos cuya realización parecía imposible en su momento, su construcción fue atribuida nada menos que al diablo. Cuenta la leyenda que, desesperado por los problemas que impedían la conclusión del puente, el constructor hizo un pacto con Satanás, quien le ofreció terminar la obra en una noche a cambio del alma del primer individuo que lo cruzara. Éste aceptó el trato y así se completó la construcción. En un ataque de culpa y miedo, el constructor fue con el párroco local y le contó todo. Juntos, planearon engañar al diablo: hacer cruzar a un perro por el puente antes que a nadie. Su plan funcionó y el perro, a mitad del puente, fue tomado por el diablo sin ser visto nunca más. Hasta el día de hoy, se dice, es posible ver la silueta del perro (un pastor de Maremma) sobre el puente en las madrugadas de octubre.

 

Kingsgate Bridge (Durham, Inglaterra)

kingsgate

Este puente fue la última obra diseñada personalmente por el genio de la ingeniería estructural Ove Arup (1895-1988), el mismo que dio vida a la Ópera de Sidney y la Penguin Pool del Zoológico de Londres, por ejemplo. Completado en 1963, el Kingsgate Bridge fue considerado por el propio Arup la cúspide de su destreza por cumplir totalmente con su visión de diseño total: la integración perfecta de ingeniería y arquitectura. Fue planeado por él meticulosamente; así también lo fue la extraña y arriesgada manera de construirlo y ensamblarlo: el puente se construyó en dos mitades, una en cada orilla del río. En un ejercicio de genialidad y precisión, una vez terminadas, ambas partes fueron movidas sobre conos giratorios (también diseñados por Arup) hasta encontrarse a la mitad del río y ser unidas sobre el agua. El resultado es una delgada banda blanca, apoyada sobre elegantes y esbeltos dedos cónicos que se tensan y extienden armónicamente a través del paisaje inglés.

Puente de Hussaini (Hussaini, Pakistán)

hussaini

Considerado como el puente peatonal más peligroso del mundo, el de Hussaini, al norte de Pakistán, fue construido para cruzar el río Hunza. A una altura de 2,600 metros, éste es el único punto que conecta las rutas que se dirigen al norte de la región, rodeada por las cadenas montañosas de los Himalayas y los Karkorams. Fue construido por los lugareños con materiales de la región y cable de acero, y es la única manera de viajar a las grandes ciudades al norte del país. Cruzarlo supone un gran riesgo por la altura sobre la que se eleva, la precariedad de su estructura, su inestabilidad y estrechez, así como el estado de descuido en el que se encuentra y las fuertes ráfagas de viento que soplan sobre él.

Puente Internacional El Marco (España y Portugal)

el-marco

Este puente cruza el arroyuelo del Abrilongo, que delimita parte de la frontera entre Portugal y España. Es el puente más pequeño del mundo, mide 3.2 metros de largo por 1.45 metros de ancho. Originalmente, su estructura improvisada de madera conectaba estos dos países permitiendo el contrabando de mercancías, algo que activaba la economía de las poblaciones cercanas. Con la fundación de la Unión Europea, esto dejó de ser económicamente atractivo. En 2008 fue remodelado y, si bien ya no es un puente generoso en términos económicos, es un camino seguro y pintoresco para quien libremente quiere pasar en dos pasos de un país al otro.

 

Puerta México (Tijuana-San Diego, México-Estados Unidos)

puerta-mexico

Como una de las obras realizadas para el llamado Programa Nacional Fronterizo, en Tijuana, México, en 1961, la Puerta México fue diseñada por el afamado arquitecto mexicano Mario Pani en colaboración con Félix Candela, Manuel Larrosa y Guillermo Rossell —lumbreras de la arquitectura y el urbanismo del periodo. Este peculiar edificio modernista sirvió como puente en la línea fronteriza de México con Estados Unidos. También conocido como la concha por sus propiedades formales, en 2015 se anunció su demolición para así expandir el paso y agilizar el flujo de personas. Esto provocó el disgusto de muchos pobladores y expertos de ambos países, y la demolición fue, finalmente, suspendida. Sin embargo, la Puerta México ya no cumple con sus funciones como puente-frontera; fue reemplazado por completo por El chaparral el cruce fronterizo vehicular más importante de la zona.

 

Rolling Bridge (Londres, Inglaterra)

rolling-bridge

Este es un puente peatonal plegable que cruza el Grand Union Canal en Paddington, Londres. Diseñado y desarrollado por el genio de la arquitectura Thomas Heatherwick, quien ganó en 2005 el Structural Design Award con ésta obra. Se trata de una extraña y futurista obra maestra de la ingeniería estructural y la mecánica. Lo componen ocho estructuras modulares y triangulares idénticas y un complejo sistema hidráulico que permite enrollar y desenrollar el puente, cuyos materiales son principalmente acero y madera. Al estar plegado forma un perfecto octágono; desplegarse le toma, en total, tres minutos. La mayor parte del tiempo el Rolling Bridge está desenrollado, siendo los viernes al mediodía cuando la magia sucede y puede verse a este gusano hidráulico retraerse.

Imágenes: 1) The Library of Congress 2) Creative Commons – Osama Shukir Muhammed Amin FRCP 3) Creative Commons – David P. Howard 4) Creative Commons – Ahmed Sajjad Zaidi 5) Wikimedia Commons – Myrabella 6) Wikimedia Commons – Correia PM 7) Dominio público 8) Wikimedia Commons – Loz Pycock