Los antiguos pioneros y nativos norteamericanos cabalgaron sobre este bellísimo parque nacional que hoy recibe a miles de personas que acuden a asombrarse con los tonos apocalípticos de sus rocas y arrecifes. Su bien acertado nombre, Zion, alude –en términos cabalísticos- a el punto de donde emerge la realidad.

En partes desértico y en otras boscoso, de este cañón sobresalen inmensas rocas rojizas y amarillas que semejan un atardecer cuya paleta de colores en también un mapa que permite a la ciencia calcular su edad. Lo habitan especies en peligro de extinción como el cóndor de California, el venado bura o las lechuzas moteadas, y su flora, al igual, es un tesoro botánico como pocos los hay. Quizá por su irrealidad e imponencia sí sea el punto (uno de los puntos) de donde surge la realidad.

El Cañón de Zion ha preservado su naturaleza intacta gracias a que leva 100 años consignado como parque nacional. De hecho, recientemente nació una iniciativa para conservar el lugar completamente salvaje (es decir, sin la ayuda o intervención del hombre) otros 100 años más. Un segundo siglo que promete dejar al lugar expresarse en atardecer geológicos y guardar un poco de necesaria virginidad planetaria.

.

Los antiguos pioneros y nativos norteamericanos cabalgaron sobre este bellísimo parque nacional que hoy recibe a miles de personas que acuden a asombrarse con los tonos apocalípticos de sus rocas y arrecifes. Su bien acertado nombre, Zion, alude –en términos cabalísticos- a el punto de donde emerge la realidad.

En partes desértico y en otras boscoso, de este cañón sobresalen inmensas rocas rojizas y amarillas que semejan un atardecer cuya paleta de colores en también un mapa que permite a la ciencia calcular su edad. Lo habitan especies en peligro de extinción como el cóndor de California, el venado bura o las lechuzas moteadas, y su flora, al igual, es un tesoro botánico como pocos los hay. Quizá por su irrealidad e imponencia sí sea el punto (uno de los puntos) de donde surge la realidad.

El Cañón de Zion ha preservado su naturaleza intacta gracias a que leva 100 años consignado como parque nacional. De hecho, recientemente nació una iniciativa para conservar el lugar completamente salvaje (es decir, sin la ayuda o intervención del hombre) otros 100 años más. Un segundo siglo que promete dejar al lugar expresarse en atardecer geológicos y guardar un poco de necesaria virginidad planetaria.

.

Etiquetado: , , ,